Las claves del estilo nórdico

Las claves del estilo nórdico

Ni mesas, ni aparadores, ni butacas, aquí la luz es el mueble principal.

Si eres de los que buscan la funcionalidad por encima del glamour, de los que a menudo dicen “menos es más” y si para ti el blanco por supuesto que es un color, el estilo nórdico o escandi es para ti. Las claves de este estilo tan sencillo y funcional están en la combinación de colores con protagonismo del fondo blanco, muebles sencillos y ligeros y, por supuesto, dejar el papel protagonista indiscutible a la luz natural.

El resultado de este tipo de diseño de interiores es un espacio muy acogedor, en el que la sencillez de la madera, el monocromatismo en tonos blancos/pastel y la ausencia de elementos que perturben la calidad del espacio, lo convierten en una opción para aquellos que buscan amplitud, comodidad y calma en casa.

La idea es…

Apostar por la claridad en todos los elementos. En los países nórdicos, donde este estilo es el rey, tienen muy pocas horas de luz natural. Por ello es que todos los ingredientes que componen un estilo nórdico habrán de jugar a favor de aprovechar al máximo la luz del día. Grandes ventanales con cortinas translúcidas, colores que reflectan la luz en lugar de absorberla, maderas claras que favorecen la calidez de la estancia… todo lo que aporte luz y claridad, bienvenido. 

El rosa Crepe, el amarillo mantequilla o el verde agua son colores con los que puedes aportar un punto vitalista dentro de la base blanca de las paredes y las diferentes texturas de los tejidos y las maderas más claras.

¡Ojo!

El equilibrio y la harmonía en una habitación de estilo nórdico es algo que no puedes pasar por alto. Recuerda que lo más importante es crear un ambiente de paz y serenidad, en el que el propio aire, el espacio, la libertad de movimiento, son elementos que debemos cuidar y respetar. Olvídate de elegir el pedazo sofá con diez plazas, doble chaiselongue y reposacabezas ajustable… por mucho que sea de color blanco, se cargará la sutiliza del ambiente general.

Además, cuidado con el tamaño de los muebles, si lo que estamos es buscando la forma de que la luz natural penetre en casa y lo inunde todo, no podemos permitirnos grandes muebles, mesas o estanterías que produzcan sombras y resten luminosidad. Busca muebles funcionales, de líneas rectas y sin más elementos de los que imprescindiblemente necesitan para cumplir con su función. Mesas bajas, taburetes, vitrinas acristaladas o estanterías sin fondo son los mejores aliados en una decoración nórdica.

Decora un mueble nórdico con estos elementos para tener un auténtico escandi.

Siguiendo la línea de sencillez y minimalismo, no te pases a la hora de decorar un espacio de estilo nórdico. Tienen cabida jarrones, cuadros y plantas, pero sin abusar. Las paredes blancas son el mejor marco para el cuadro protagonista: la ventana y su luz.

Algunos elementos pequeños como plantas o piezas de vajilla hechas a mano, acompañan muy bien al estilo escandinavo, y le otorgan un punto de vida y naturaleza fundamental en cualquier salón. Para reforzar algún punto de luz menos luminoso, elige una lámpara de pie con colores claros, de madera y de corte sencillo. No te preocupes por los cables, en el estilo nórdico se valora más que nunca la naturalidad (incluso la de unos cables por el suelo).

¿Y cuáles son los elementos más buscados de este estilo tan natural?

Mesas sencillas de madera de natural, de líneas rectas y sin adornos.

 

Cómodas de madera de corte recto y elementos muy sencillos para el almacenaje.

Butacas monoplaza de madera sencillas con tejidos naturales y tonos pastel.

 

Si necesitas ayuda para encontrar el mueble que estás buscando para tu hogar, en dehades.com encontrarás gran variedad de muebles de estilo nórdico y de todos los estilos.

Posteado el 10/08/2020 0 57

Deja un comentarioDeja una respuesta

Tienes que estar logeado para publicar un comentario.

Archivos del Blog

Categorías del Blog

Últimos comentarios

Sin comentarios

Buscar en el Blog

Vistos recientemente
Sin productos
Menu
Comparar 0